Benjamin Disraeli, conde de Beaconsfield




El escritor y político Benjamin Disraeli era conocido por su excéntrico conservadurismo radical y su dedicación a la reina Victoria y al Imperio Británico. Su logro más importante fue impedir que Rusia consiguiera posiciones estratégicas en el Mediterráneo tras su victoria en la Guerra Turco-rusa de 1877-1878, con lo que el equilibrio de poder en esta región continuó siendo favorable a los británicos

Benjamin Disraeli, conde de Beaconsfield (1804-1881), político y escritor británico, primer ministro (1868; 1874-1880), ejerció una enorme influencia en la política de su país durante más de tres décadas y dejó una huella perdurable en el Partido Conservador.
2
PRIMERAS ACTIVIDADES PÚBLICAS
Nació en Londres el 21 de diciembre de 1804. Estudió en las escuelas privadas de Blackheath y Walthamstow. Trabajó como pasante en un bufete londinense desde los diecisiete hasta los veinte años. Durante este periodo especuló en el mercado de valores y sufrió grandes pérdidas. Comenzó a escribir novelas con el objetivo principal de pagar sus deudas; su primera obra fue Vivian Grey, que apareció en 1826 y obtuvo cierto éxito. Continuó escribiendo novelas de tono fantástico y romántico, a la par que frecuentaba los salones de moda y se vestía de forma excéntrica. Viajó por España, los Balcanes, Turquía y Oriente Próximo durante 1830. Cuando regresó a Gran Bretaña decidió introducirse en el mundo de la política. Se presentó como candidato al Parlamento en cuatro ocasiones desde 1832 hasta 1835: la primera como miembro del Partido Radical, y las tres siguientes por el Partido Tory (origen del Partido Conservador).
Pese a no ser elegido, ganó notoriedad a través de una serie de ensayos, tratados y cartas publicadas en The Times, en los que sentó las bases de su conservadurismo. En las elecciones de 1837, celebradas tras el ascenso al trono de la reina Victoria, consiguió finalmente un escaño en la Cámara de los Comunes. No obstante, estuvo a punto de arruinar su carrera política en su primer discurso debido a su extravagante retórica y su acicalado aspecto, que provocaron las risas burlonas de los demás parlamentarios. Fue ganándose lentamente la admiración de sus compañeros, aunque en 1841 rechazó un puesto en el gabinete conservador de Robert Peel. Disraeli se esforzó por recabar apoyo para su programa político, y por ello defendió a los trabajadores de las fábricas frente a los ricos industriales whigs. En sus novelas Coningsby (1844) y Sybil (1845) expuso sus puntos de vista y ganó prestigio en el Parlamento, especialmente entre el grupo llamado Young England, contrario al conservadurismo de Peel. Cuando éste consiguió revocar las denominadas Leyes del Maíz en 1846, las elocuentes críticas de Disraeli al jefe de su partido le convirtieron en el líder de los proteccionistas, pero el Partido Conservador, dividido en esos momentos, no consiguió la victoria en las elecciones del año siguiente. Disraeli apoyó al primer ministro liberal lord John Russell en 1847, cuando su gobierno levantó la prohibición que impedía a los miembros de la comunidad judía ingresar en el Parlamento. En 1852, fue nombrado ministro de Hacienda del gabinete de Edward Geoffrey Stanley, conde de Derby, y mantuvo el mismo cargo en los gobiernos formados por Stanley desde 1858 hasta 1859 y entre 1866 y 1868.
3
JEFE DEL GOBIERNO BRITÁNICO
Disraeli, como jefe del Partido Conservador en la Cámara de los Comunes, presentó en 1859 una enmienda en la que proponía la ampliación del derecho al voto a todos los contribuyentes. El proyecto no fue aceptado, pero consiguió que se aprobara la Ley de Reforma (Reform Act), de talante mucho más democrático, en 1867. Fue nombrado primer ministro al año siguiente, tras la retirada de Derby, pero su gobierno fue derrotado poco después, y pasó en la oposición los seis años que William Ewart Gladstone se mantuvo como primer ministro. Tras las elecciones de 1874, Disraeli formó un sólido gobierno con mayoría parlamentaria, respaldado por la reina Victoria, con la que le unía una profunda amistad. Su primera legislatura como primer ministro estuvo marcada por numerosos eventos importantes. Impulsó una legislación en contra de las tendencias católicas en el ritual de la Iglesia anglicana, en 1874. Avaló personalmente un préstamo de 4 millones de libras, en 1875, destinado a comprar para el gobierno las acciones del canal de Suez, en poder del jedive de Egipto, con el fin de proteger la conexión principal con las colonias. Fue aún más lejos en su política imperial al crear el título de emperatriz de la India para la reina Victoria, en 1876. Ésta le recompensó concediéndole el título de conde de Beaconsfield en ese mismo año, en reconocimiento a sus servicios.
El triunfo más espectacular de Disraeli en política exterior tuvo lugar en 1878, cuando actuó como representante plenipotenciario del gobierno británico en el Congreso de Berlín, en el cual se volvieron a trazar las fronteras del sureste de Europa tras la derrota de Turquía en la Guerra Turco-rusa de 1877 y 1878. Disraeli había procurado evitar que Rusia consiguiera posiciones estratégicas en el Mediterráneo durante la contienda, para lo cual envió la flota británica al estrecho de los Dardanelos, en febrero de 1878. Gracias a sus brillantes gestiones diplomáticas en el Congreso de Berlín, privó a Rusia de muchos de los beneficios de su victoria y regresó a Inglaterra proclamando que había alcanzado la “paz con honor”. La Reina le ofreció la concesión de un ducado como recompensa, pero Disraeli no la aceptó. Falleció en Londres el 19 de abril de 1881.
4
OTROS ESCRITOS Y VALORACIÓN DE SU ACTIVIDAD POLÍTICA
Entre los escritos de Disraeli se encuentran Vindicación de la Constitución británica (1835) y las novelas El joven duque (1831), Henrietta Temple (1837), Tancred, or the New Crusade (1847) y Endymion (1880).
La figura de Disraeli sigue representando un enigma, pese a su larga trayectoria en la vida pública. Sus numerosos enemigos le consideraban un oportunista y un individuo ávido de poder; sus legiones de seguidores le veían como un hombre de elevados principios. Estas concepciones opuestas son probablemente el resultado de las contradicciones inherentes a sus actos públicos. Fue a la vez conservador y radical, y quizás él personifique lo mejor de ambas tradiciones.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Entradas populares

Agrégame en tu blog

Seguidores